19 mayo 2006

¡Los quiero... desaforadamente!

En una histórica concentración de gente en el zócalo capitalino las personas apoyaban y animaban a Andrés Manuel López Obrador repitiendo la frase de "¡No estás sólo, no estás sólo!" antes y después de un discurso que dio AMLO el pasado 7 de Abril de 2005, día en que fue desaforado. A continuación unas palabras dichas por el Sr. López en esa ocasión.

"Amigas y amigos, está a punto de cometerse un atropello contra los avances democráticos conseguidos con tanto sacrificio por el pueblo de México. El desafuero nos regresa a la época autoritaria cuando desde Los Pinos se decidía quién podía o no ser el Presidente de México, sin tomar en cuenta la voluntad popular. Quieren hacerme a un lado para que mi nombre no aparezca en las boletas electorales en el 2006. Este movimiento es, ha sido y será pacífico.

Quiero también decir a ustedes que, ya sé que no estoy sólo, así como me dicen, ya lo sé, pero no hace falta que vayan conmigo a la Cámara de Diputados. No olviden que somos un equipo, que el gobierno no es nada más un sólo hombre, y todo ese equipo va a seguir trabajando, va a seguir sirviendo a La Ciudad.

¡Los quiero... desaforadamente!"

Algunas horas después, esto fue lo que dijo AMLO cuando le dieron la palabra para comparecer ante el tribunal por el juicio de desafuero en su contra.

Dip. Manlio Fabio Beltrones Rivera (Presidente Mesa Directiva): "Tiene la palabra el ciudadano Andrés Manuel López Obrador, jefe de gobierno del Distrito Federal hasta por treinta minutos."

AMLO: "Van a tener que desaforar al licenciado Vega Memije porque violó el reglamento.

Ciudadanos y ciudadanos, diputadas y diputados, pueblo de México. Comparezco con dignidad ante este tributal por el juicio de desafuero en mi contra. Muy poco voy a argumentar en términos jurídicos sobre la falsedad de este jucio.

Tengo la certeza absoluta de que no se me juzga por violar la ley sino por mi manera de pensar y actuar y por lo que pueda representar junto con otros mexicanos para el futuro de nuestra patria. Quienes me difaman, calumnian y acusan son los que se creen amos y señores de México, son los que en verdad dominan y mandan en las cúpulas del PRI y del PAN. Son los que manejan el truco de llamar populismo o paternalismo a lo poco que se destina en beneficio de las mayorías, pero nombran fomento o rescate a lo mucho que se entrega a las minorías rapaces. Son ellos los que tienen mucho miedo a que el pueblo opte por un cambio verdadero, y ese miedo cobarde de perder privilegios los lleva a tratar de aplastar a cualquiera que atente contra sus intereses y proponga una patria para todos y una patria para el humillado. Por eso utilizan al ciudadano Presidente a quien encumbraron para seguirse devorando al país y a quien lanzan en mi contra para impedir que avance el movimiento de transformación nacional capaz de crear una nueva legalidad, una nueva economía, una nueva política, una nueva convivencia social, con menos desigualdad, con más justicia y dignidad.

Un empresario me contó que el 10 de Junio del año pasado en una reunión en casa de Rómulo Farril, ese grupo compacto de intereses creados le dijo al ciudadano Presidente, palabras más, palabras menos: "nos has quedado mal, no has podido llevar a cabo las privatizaciones y la reforma fiscal. Pero eso ya no es lo que nos importa, ahora lo único que te pedimos es que por ningún motivo permitas que ese populista de Andrés Manuel llegue a la Presidencia". Tal vez a partir de entonces, tal vez a partir de entonces, o de una lectura febril de las encuestas, al Presidente de la República se le volvió una obsesión hacer campaña en mi contra. Eso es lo que explica este desafuero tramado desde Los Pinos. Por eso, con seguridad y firmeza desde esta tribuna, aunque no sea la máxima tribuna, acuso al ciudadano Presidente de la República, Vicente Fox Quezada, de estos procedimientos deshonrosos para nuestra incipiente democracia. Lo acuso de actuar de manera facciosa con el propósito de degradar las instituciones de la República. Acuso también, por complicidad, al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Mariano Azuela Buitrón, por supeditar los altos principios de la justicia y de la Constitución a las meras consignas políticas ordenadas por los intereses creados del momento.

Claro está, y aquí lo hemos escuchado, que quienes me acusan tratan de justificar su actuación hablando en nombre de la ley e invocando el Estado de Derecho. Así ha sucedido siempre. Todo acto autoritario suele encubrirse en un discurso de aparente devoción por la legalidad. Lo cierto es que estos personajes no sólo están envileciendo a las instituciones sino haciendo el ridículo. Ahora resulta que en el país de la impunidad, en el país del Fobaproa, de los amigos de Fox, del Pemex-Gate, y otros latrocinios cometidos, permitidos o solapados por los que ahora me acusan y juzgan, a mí me van a desaforar, me van a encarcelar y me van a despojar de mis derechos políticos por haber intentado abrir una calle para comunicar un hospital, repito, por intentar abrir una calle para comunicar un hospital. Ahora resulta que los defensores del derecho supremo del privilegio han convertido en un grave delito una supuesta infracción jurídica que amerita despojarme del cargo que legal y legítimamente me fue otorgado por los ciudadanos del Distrito Federal. ¿Ese es el Estado de Derecho que pregonan? ¿Cuál Estado de Derecho puede haber? si en México los encargados de impartir justicia en vez de proteger al débil sólo sirven para legalizar los despojos que comete el fuerte.

También estoy orgulloso de ser acusado por quienes engañaron al pueblo de México, por quienes ofrecieron un cambio y mintieron, por quienes se aliaron a los personajes más siniestros de la vida pública del pasado, como Carlos Salinas de Gortari, y mantienen la misma política de siempre, esa donde todos los intereses cuentan menos el interés del pueblo. Pero no hay mal que por bien no venga. Hacía falta conocer a fondo a los santurrones, a los intolerantes, a los que hipócritamente hablaban de buenas conciencias y del bien común. Hacía falta que esas personas se exhibieran sin tapujos, con toda su torpeza, frivolidad, desparpajo, codicia y mala fé, para saber con claridad a qué atenernos.

Por último, diputadas y diputados, con sinceridad les digo que no espero de ustedes una votación mayoritaria en contra del desafuero. No soy ingeniuo, ustedes ya recibieron la orden de los jefes de sus partidos y van a actuar por consigna aunque se hagan llamar representantes populares. Ustedes me van a juzar, pero no olviden que todavía falta que a ustedes y a mí nos juzgue la historia. Viva la dignidad, viva México.

Diputadas y diputados, ciudadano Presidente, en uso de mis derechos, me retiro, es todo lo que yo tenía que decir, muchas gracias."


¿Y por qué todo esto? simplemente para estar enterados. Tiempo después el mismo Sr. Presidente Vicente Fox reconoció públicamente el error del desafuero.

2 comentarios:

Jerry dijo...

Bien hecho Aldo, no se vale sólo calumniar por calumniar, además Fox sigue mostrando el cobre al decirle al niño verde (una inocentada de verdad) que hará todo lo posible para que no ganen ni Madrazo ni el Peje, en fin, yo confío en que AMLO será nuestro presidente.

Un abrazo !!!

Carnen dijo...

Ojalá que LO no se nuestro Presidente ¿qué haríamos con un individuo tan autoritario y majadero? además de MENTIROSO hasta la patologia (y muy ignorante en cosas de cultura). ¡Qué horror!