09 julio 2008

No me puedo quejar


El clima en Chicago ha estado excelente para mi gusto. Sólo una vez refrescó, que fue el Independence Day, pero no fue demasiado. Curiosamente esa noche fue a una reunión donde habían puros mexicanos, alguien sacó la guitarra y me pidieron canciones que no me sabía pero como en su mayoría eran corridos y similares, pues ahí la libré tomando en cuenta que la lira tenía cuerdas metálicas (de esas que lastiman las yemas) y le faltaba la primera. Los demás días ha salido el Sol y dos tres veces he ido a trotar a orillas del Lago Michigan, así que no me puedo quejar. Ahorita estoy viviendo en un hotel a dos cuadras de la Michigan Avenue, también conocida como la Magnificent Mile por sus tiendas muy al estilo de la 5th Avenue de New York. Es una calle que definitivamente se tiene que visitar estando en el Downtown de Chicago. Diario paso por ahí y la verdad es que a veces hasta parece desfile de modas (no me puedo quejar). Eso sí, me echo como media hora del trabajo al hotel y aunque bien podría regresarme en taxi o camión, me gusta caminar y disfrutar el viaje. Mucha gente va hablando por el cel o van escuchando su iPod, no sé, como cien personas van haciendo eso en ese trayecto de milla y media, que vendría siendo poco menos de dos kilómetros y medio. Otra cosa a la que tengo que acostumbrarme es a los grados Fahrenheit en lugar de los Centígrados, etc. Y bueno, también estoy a dos cuadras del lago, que parece playa porque hay partes con arena y hasta canchas de voleibol playero. Chicago es demasiado grande como para conocerlo en una semana o dos. Es enorme. Aquí las cosas son muy diferentes que en mi rancho, aunque me imagino que así es en la mayoría de las ciudades grandes de USA. Aquí por ejemplo, está el downtown, que es donde están los negocios, empresas, lugares de comida, música, bares, etc, etc, etc, hay de todo, pero no hay casas ni colonias o fraccionamientos, más bien son departamentos y más departamentos. La mayoría de la gente vive en los famosos suburbios, que ya son las áreas que vendrían siendo como fraccionamientos, pero más bien son poblaciones o como pequeñas ciudades que tienen su propio centro y no está tan agitado como el mero centro. Mucha gente se mueve en transporte público, principalmente el tren ligero (o CTA) y el tren pesado (o Metra), y también en camiones y taxis, pero ya en los suburbios sí es preferible tener coche para moverse. También hay muchas comunidades de diferentes razas, está el China Town, el Little Italy, la zona de los polacos, koreanos, mexicanos, etc. La de los mexicanos típicamente está asociada con Cicero, que algunos dicen que es peligrosa, otros que no, pero yo lo que vi es que es traquilo, tienen muchos negocios de cosas de México, prácticamente no se necesita el inglés, ah, pero eso sí, cada comunidad siempre es muy orgullosa de su procedencia y a veces hasta se exagera un poco, pero es como todo, hay cosas que ni qué, ¿tengo o no tengo razón? Aquí dejo un par de fotos.