03 diciembre 2004

Así son mis manos

Mis manos son rasposas, o sea, la piel de las palmas de mis manos es gruesa. Eso es algo heredado por parte de la familia de mi mamá, pues todos mis tíos y primos tienen las manos ásperas.

Hay gente que eso no le gusta o de plano le molesta. A mí ni me va ni me viene, para mí la piel de mis manos es algo normal, siempre he vivido con ellas y no me incomoda.

Cuando iba en el bachillerato conocí a una chava que también tenía las manos rasposas. Ella me decía que eso no le gustaba y le molestaba, tanto que le daba mucha pena cuando tenía que estrechar la mano de alguien. Decía que en esos momentos le gustaría ponerse un guante para que no sintieran su piel áspera. Algo que puedo hacer es aprovechar esa característica "exfoliante" de mis manos para dar masajes o algo así.

Otra propiedad de mis manos es que casi siempre están calientitas y no me gusta que se enfríen. Cuando hace frío odio que mis manos se entuman o que se me vaya su temperatura habitual. De por sí yo odio el frío, que se me congelen las manos pues acrecenta mi odio por él.

En general, me gustan mucho mis manos. Mi papá me decía que yo tengo unas manos muy bonitas, como de pianista. Además, con ellas hago de todo, toco música (guitarra, teclado, bajo), escribo aquí, me rasco la cabeza de manera peculiar, etc.