31 agosto 2007

Otro once once

Anoche estacioné el coche enfrente del Parque Fundidora y una lámpara de la acera se encendió justo cuando pasé junto a ella. Fui a la cineteca a ver la de La Montaña Sagrada de Alejandro Jodorowsky, es una película bastante rara, como todas las de él, surrealista, usa muchos recursos visuales, alegorías, simbolismos, imágenes muy explícitas y crudas, fantasiosas y realistas, en fin, diría Erick, muy densa. No había mucha gente en la sala y ayer fue el último día que pasaban esa película ahí, así como la de El Topo en una sala de Cinemark de Plaza Real. Al llegar a mi coche y encenderlo vi la hora, 11:11. Nunca había visto una película de Jodorowsky, me gustó, pero lo mejor de todo fue definitivamente la compañía.