01 diciembre 2003

El día que casi terminé mi tesis

Habiendo dormido 3 horas, con la camisa arrugada y sin rasurar llego tarde al trabajo. Le envío por email a mi asesor mi borrador de tesis en el que estuve trabajando este fin de semana hasta hoy en la madrugada.

Nunca pensé que escribir una tesis fuera una actividad tan desgastante. Finalmente, después de muchas horas de trabajo y desesperación a lo largo de año y medio terminé mi borrador de tesis. Debo reconocer que pude haber terminado mi tesis desde hace seis meses, sin embargo, mi flojera, desidia y factores externos como mi cambio de trabajo, hicieron que postergara su finalización.

Ahora estoy en una carrera en contra del tiempo y con muchas variables susceptibles de cambios que podrían impedir que culminara mi graduación este año. Sin embargo, me he dado cuenta que me gusta tener una presión real para cumplir un objetivo. Sinceramente no es recomedable dejar las cosas al final, pues a pesar de que se trabaja mejor en ocasiones, se corre el riesgo de fallar en tiempo.

En pocos días espero culminar un sueño que comenzé en Enero de 2001, mi maestría. El perseguir ese sueño me trajo a estas tierras regias con climas locos de Monterrey. En esta aventura he conocido muchas personas que me han hecho, de alguna u otra forma, cambiar y mejorar.