10 abril 2008

Calor y flojera extrema

Hoy fue un día caluroso, creo que llegamos a 38° C o más y en la noche aún seguíamos poco arriba de los 30° C. Karla y yo fuimos a comer a un lugar de comida china en Apodaca. Estuvimos recordando viejos tiempos de cuando recién llegamos a Monterrey a la maestría. Desde entonces siempre hemos estado en los mismo trabajos, salvo en una ocasión. Ella y yo coincidimos que fue un día de esos de flojera extrema (más de la habitual), quizá por el calor, pero aún estando en el aire acondicionado de la oficina, compartimos el hecho que toda la semana ha estado por el estilo.

Hoy cumplió años una amiga a la que admiro y quiero mucho, Denisse. Lamentablemente hubo un problema de comunicación o de baterías y no la pude localizar para preguntar dónde estarían celebrando y acompañarla. Así que me limité a dejarle un regalito en su casa y a darme una vuelta por un lugar del barrio antigüo donde dijo que tal vez estarían. Sinceramente extraño a mi amiga y aunque sé que ni por error llega aquí, de verdad le deseo lo mejor, aunque suene trillado.