17 abril 2008

Desnúdame

Un día mi hermano y yo fuimos a la casa de alguien y en el garage estaba Oliver y alguien más escuchando música en una grabadora. En ese entonces estaba sonando mucho eso del movimiento de Rock En Tu Idioma. Oliver decía que el casete estaba muy bueno y que le parecía que en una canción decían "quepárazon" en lugar de "caparazón" y que todas las canciones estaban bestiales (o sea, muy buenas). De hecho, me parece que repetieron la primer canción (titulada Obsesión del disco homónimo) al menos un par de veces, y luego pusieron otras más. Eso me gustó, que así como cuando un grupo de personas se reúne para platicar de un libro recién leído, también que hubiera gente reunida simplemente para escuchar música y dar opiniones de la misma. Eso pensé que hacían, pero quizá simplemente no tenían nada más que hacer, como quiera que sea, se me hace un buen pasatiempo. Siempre me ha gustado hacer eso de "mira, mira, escucha esto...", así como cuando la gente invita a degustar de algún platillo o bebida a alguien, aunque en este caso son canciones. La cosa es que se me quedó la duda de cómo estarían las demás canciones y me esperé al siguiente viernes de mercado sobre ruedas para ver si encontraba el casete. Y efectivamente, ahí estaba, así que lo compré con mis ahorros adolescentes (en ese entonces solía gastar mis ahorros en casetes originales o vírgenes para grabar canciones de la radio o de otros casetes que me prestaban). Pues total que después me compré el de Kryptonita y ambos materiales los escuchaba muy seguido. Ya después no sé por qué ya no seguí comprando su música, pero sí escuchaba una recopilación de canciones de Miguel Mateos que le habían pasado en un casete a mi hermano. Ya luego, años después, me vino la nostalgia y quise comprar discos de Mateos y no encontré ninguno, sólo recopilaciones y más recopilaciones (y aquí la discografía). Como que se acabaron hace tiempo y ya no los manejan en México, sólo los traen bajo pedido. Y bueno, ahorita estoy viendo el concierto de Salir Vivo Show (2004) de Miguel Mateos. La verdad no conozco todo el material de él, pero casi todas las canciones que conozco me gustan. Voy a la mitad de video y se me hace un buen concierto, que por cierto fue grabado en México, lugar donde muchos artistas argentinos son generalmente muy bien recibidos y gozan de una gran fanaticada.