02 abril 2008

Lo único que aún conservo es el bote de basura

Estaba dando consejo sobre el asunto quemar las naves. Ahí estoy dando tips diciendo que muchas veces la cosa visual tiene mucho impacto y que hay que hacer lo necesario para eliminar en la medida de lo posible cualquier objeto que pudiera recordarnos a aquella persona. Por ejemplo, lo que me han recomendado es juntar las cosas del recuerdo no deseado como fotos, tarjetas, cartas, libretas, etc., y prenderles fuego. Otra opción es hacer una fogata primero e ir aventando las cosas poco a poco si se quiere hacer un poquito más dramático el evento. Total que también se recomienda borrar evidencias electrónicas como correos, contactos o números telefónicos en el celular, vaya, cualquier cosa que pudiera servir como pretexto en un arranque de debilidad. La sugerencia en general es que cualquier cosa que te dañe sea eliminada, borrada, suprimida, quitada, evitada, quemada, regalada, etc. Digo, hay gente que se manda a hacer camisas con el "Yo [corazón] Fulanita" estampado en el frente, y las sigue usando para lavar el coche o para dormir, o peor aún, la foto impresa en una taza para el café, digo, cada quien sus gustos y masoquismos. Y pues ahí estoy aportando de mi cosecha y haciendo un recuento de lo que me ha tocado hacer. Borré e-mails, contactos telefónicos y electrónicos, cartas, una libreta con anotaciones mutuas, etc., sin embargo, acabé recordando que lo único que aún conservo es un bote de basura de esos grises grandes con rueditas que por alguna razón terminó en donde yo vivía y luego ya no quiso llevarse de regreso cuando la cosa terminó. Viéndole el lado positivo, ha sido bastante útil y nunca lo tiré (¿dónde botas un bote?), y a decir verdad, nunca sentí nada al verlo, así que decidé dejarlo para uso común. Pero eso sí, ese ahí se queda cuando me cambie de casa.

Canción sarcástica ad hoc:



"si en un bote de basura estás tú..."