06 abril 2008

El que persevera alcanza

Este fin de semana me tocó la guardia y estuve en la oficina todo el día los dos días. Pero bueno, pasando a otras cosas menos aburridas, llevo dos semanas de estar yendo al gimnasio, aproveché una "promoción" y me inscribí por año. Sin prometerme ir todos los días, planeo asistir regularmente y no dejar semanas o meses sin ir. Me he sentido muy bien estos días, aunque eso sí, con más flojera en las mañanas para despertarme y más sueño durante el día, pero al ir en las noches me reactivo y me sirve de desestrés, aunque en general no me considero una persona sumamente estresada. La primera vez que fui a un gimnasio duré un mes sin faltar casi ni un día, luego me salí. Años después entré a otro pero sólo duré dos meses llendo dos o tres veces a la semana. Dicen que la tercera es la vencida así que ahora espero no desesperarme como las veces anteriores y al menos durar el año.