28 abril 2008

Cuatrociénegas

El fin de semana pasado fuimos a acampar a Cuatrociénegas, Coahuila. Para quien no sepa del lugar (como yo hasta hace algunos años), les puedo comentar que uno de los atractivos principales, o por lo que la gente va típicamente, son las famosas pozas, que son como aguas termales o balnearios en medio del desierto. Lo interesante de toda esa zona es la biodiversidad y las especies que sólo se dan ahí (endémicas) y por lo tanto es una reserva biológica de gran importancia, desafortunadamente ya se tuvo que cerrar una poza por varios años debido al maltrato que le dio la gente. Nosotros nos quedamos a acampar en una que se llama la Poza de la Becerra. Antes de ir ahí pasamos a comer al pueblo a un lugar donde vendían pollos enchilados al carbón y pollos violados (de los que literalmente violan con una lata de cerveza, tapan con una cubeta metálica y cocinan con el vapor de la cerveza). Esa noche hubo un cielo muy estrellado y vimos muchas estrellas fugaces, incluso dicen haber visto un OVNI y que hasta les echó la luz cuando pasó por arriba, para mí que sólo era un avión. Lo malo fue que llovió gracias a una tormenta que andaba por ahí pero afortunadamente no nos cayeron los rayos. Al día siguiente fuimos a las Dunas de Yeso, visitamos la Poza Azul, fuimos al pueblo de nuevo pero comimos en un restaurante de comida mexicana donde, por cierto, el dueño era de Poza Rica, Veracruz. Al final fuimos al mirador donde está la estatua de Venustiano Carranza en su caballo. Tomamos muchas fotos de muchas cosas y momentos, pero aquí sólo pongo algunas.