12 enero 2007

La cafetera se chingó, la oficina huele a cebolla y la carne asada de anoche fue pura gula

Anoche me atasqué de carne asada, fue gula, lo reconozco, pero la verdad es que estaba muy buena la carne, fue sirloin y arrachera, muy chida la carne. No tomé porque tenía que manejar entonces a puro sprite me bajé los tacos, pero no hubo necesidad del alcohol para pasarla bien. Fue una carnita asada de último momento en casa de un compañero del trabajo.

Hoy en la mañana se re-inauguró el ya expirado "Viernes de tacos por derecho de piso" instituido en la oficina específicamente en el grupo donde estoy. Entonces, uno de los relativamente nuevos trajo unos tacos muy buenos, cinco, pero la verdad es que estaba demasiado lleno como para terminármelos, pues creo que aún sigo procesando la carne asada de anoche, así que al rato le doy mate a ese par de tacos. La cosa es que el área donde están nuestros cubículos huele cañón a cebolla.

Por otro lado, precisamente hace rato se descompuso la nueva cafetera que trajo Pilar hace poquito, ahora el problema fue que se le tira el agua, de plano es una señal para que no seamos codos y compremos otra entre todos, la que yo traje la vez pasada me costó como $200 en Sam's Club.

2 comentarios:

Bröcoli dijo...

Buscando tu otro par de calcetín.... tiiiiu..

Let me tell you I just blushed {3 signos de exclamación}

Bröcoli dijo...

Yo si llamaria defectuoso comer o peor aún atascarce de cadaver jeje

Y chin, sin cafetera, no tiene sentido que estén en la oficina, mmm al menos de que te lleves unos mates o pa el olvido un sudoku.

Good luck